Apnea del sueño

Mejorar tu calidad del sueño en la noche te pemitirá ser más productivo en el día y sentir menos fatiga y cansancio. Además, disminuiras el riesgo de complicaciones asociadas como enfermedades cardiovasculares, presión arterial alta, infarto y accidente cerebrovascular (ACV). Por que esperar para dormir mejor? Con un mejor sueño ganas más bienestar!

¿Qué es la apnea del sueño?

Mejorar tu calidad del sueño en la noche te pemitirá ser más productivo en el día y sentir menos fatiga y cansancio. Además, disminuiras el riesgo de complicaciones asociadas como enfermedades cardiovasculares, presión arterial alta, infarto y accidente cerebrovascular (ACV). Por que esperar para dormir mejor? Con un mejor sueño ganas más bienestar!

Preguntas frecuentes sobre la Apnea del Sueño

Los dos tipos principales de apnea del sueño son la apnea obstructiva del sueño (AOS) y la apnea central del sueño (ACS).

La Apnea Obstructiva del Sueño (AOS) ocurre cuando las vías respiratorias en la parte posterior de la garganta se contraen o bloquean durante el sueño, lo que puede causar ronquidos ya que hay un impedimento para que el aire pase normalmente. En respuesta a la obstrucción de las vías respiratorias, una persona por lo general se despierta, contrae los músculos de la garganta y toma varias bocanadas o respiraciones profundas, a menudo acompañadas de sonidos como resoplido o ahogo.

Por otro lado, la apnea central del sueño (ACS) es un trastorno que afecta la respiración durante el sueño y es causado por una breve falta de comunicación entre el cerebro y los músculos que controlan la respiración, resultando en un patrón de respiración más superficial y con pausas temporales. Por lo general, su prevalencia es menor y esta asociado con condiciones de salud específicas.

Algunos de los síntomas más comunes de la Apnea Obstructiva del Sueño (AOS) incluyen:

  • Ronquidos fuertes que a menudo se ven interrumpidos por jadeos o sonidos de asfixia.
  • Dolores de cabeza por la mañana que pueden persistir durante varias horas después de despertarse
    Boca seca al despertar
  • Sueño inquieto con periodos de vigilia durante la noche
  • Mayor necesidad de levantarse de la cama para orinar
  • Irritabilidad o frustración
  • Falta de concentración en las tareas cotidianas

Por lo general, el compañero de cama o cuidador es una de las primeras personas en notar la repiración anormal y los ronquidos generando una alerta temprana sobre esta posible afección. Muchos de los síntomas de la apnea obstructiva del sueño también pueden ser causados por otros problemas de salud, es importante consultar a su médico para realizar el estudio de sueño que definirá su diagnóstico.

Aunque entre los principales síntomas de la AOS se encuentra la presencia de ronquidos, la excesiva somnolencia diurna y las apneas observadas, no todas las personas que roncan presentan apnea.
Muchos hombres a partir de los 40 años y mujeres posmenopáusicas roncan sin padecer apnea del sueño, la presentación clínica difiere mucho de unos pacientes a otros. Lo preocupante es que, dado que los síntomas ocurren mientras la persona duerme, la apnea del sueño a menudo no se diagnostica.
Además de los síntomas clásicos, aparecen otra serie de síntomas diurnos como el sueño no reparador, cansancio, cefalea matutina, irritabilidad, apatía, dificultad para la concentración, pérdida de memoria, disminución de la líbido, impotencia; y nocturnos como episodios de sensación de asfixia, sudoración abundante, despertares frecuentes, necesidad de ir varias veces al baño durante la noche, sueño agitado, insomnio y reflujo gastroesofágico.

La apnea del sueño debe ser diagnosticada por un médico o especialista en sueño y generalmente inicia con la evaluación clínica de los sintomas y la salud general de la persona. Para confirmar que una persona tiene AOS y su gravedad es necesario realizar un estudio de sueño.
El estudio de sueño completo se realiza mediante una polisomnografía, que es una prueba de múltiples parámetros y registra con qué frecuencia una persona deja de respirar (denominado apnea), con qué frecuencia su respiración se bloquea parcialmente (denominado hipopnea), asi como los despertares, los niveles de oxígeno, el movimiento muscular y el comportamiento de las ondas cerebrales en las diferentes etapas del sueño. El estudio completo puede implicar una o dos visitas al centro de sueño durante la noche.
Tambien es posible realizar exámenes diagnósticos en casa a traves de estudios de sueño simples. En ambos casos, los resultados deben ser interpretados por el médico tratante.

El objetivo del tratamiento de la apnea del sueño es reducir las alteraciones respiratorias y mejorar el sueño. El enfoque del tratamiento varía de acuerdo al tipo de apnea y la severidad de la misma.

1. Terapia con presión positiva en la vía aérea
La terapia con dispositivo CPAP (presión positiva en el vía aérea por sus siglas en inglés), busca mantener abiertas las vías respiratorias al proporcionar aire suavemente a través de una máscara que se usa mientras duerme, eliminando las pausas respiratorias causadas por la apnea del sueño. Es el tratamiento más usado a nivel mundial en el tratamiento de la apnea.
El sistema CPAP es un pequeño equipo compresor de aire acompañado de un tubo flexible y una máscara. La mayoría de las máquinas son lo suficientemente pequeñas para poner en la mesa de noche, livianas y relativamente silenciosas. Posterior al estudio de sueño, el médico tratante determinará la cantidad de presión de aire necesaria para que el equipo CPAP trate la apnea del sueño.
Iniciar el uso de máscara y equipo CPAP significa un cambio en el estilo de vida. Funciona mejor cuando se usa más de 4 horas, todas las noches.

2. Terapia con aparatos bucales
Es un tratamiento para los ronquidos y la apnea del sueño leve a moderada que implica usar un aparato bucal en la boca mientras duerme, el dispositivo es removible y se adapta de forma muy parecida a un protector bucal deportivo o un retenedor de ortodoncia.
El aparato bucal evita que las vías respiratorias se cierren al sostener la lengua o sostener la mandíbula en una posición hacia adelante. Debe ser hecho a medida para que funcione correctamente y generalmente es prescrito por los odontologos que trabajan con el equipo de tratamiento de la apnea del sueño.

3. Cirugía
Es recomendada en casos especificos cuando no se tolera la terapia con con equipo CPAP, que es la opción de tratamiento más eficaz para la apnea del sueño.
Algunas cirugías son mínimamente invasivas, mientras que otras son más complejas. El objetivo es tratar las áreas de las vías respiratorias que colapsan y bloquean la respiración durante el sueño. La cirugía busca endurecer, eliminar o reposicionar los tejidos dentro y alrededor de la garganta para intervenir el paladar blando y úvula, amígdalas y adenoides, lengua, mandíbula superior e inferior.
Otras cirugías asociadas como las realizadas para bajar de peso, también puede ayudar a tratar la apnea del sueño en pacientes con obesidad.

Existen otras alternativas de terapia como los medicamentos para dormir, el uso de melatonia, terapia de conducta cognitiva, terapia con luz brillante para personas que tienen trastornos del ritmo circadiano del sueño y estimulación de las vías respiratorias superiores. En cualquier caso, el médico tratante y el equipo integral de manejo del paciente con trastornos del sueño, será el que determinará la mejor terapia de tratamiento de acuerdo al diágnostico, historia clínica del paciente y posibles efectos secundarios.

Las personas con apnea del sueño pueden dejar de respirar hasta 90 veces por hora, esto causa que el el organismo experimente niveles bajos de oxígen convirtiendola en una afección peligrosa porque puede causar varias complicaciones diferentes, muchas de las cuales son graves o potencialmente mortales. Seguir el tratamiento puede reducir los síntomas y el riesgo de otros problemas de salud.

1. El sueño es el mecanismo reparador el cuerpo
La apnea del sueño altera gravemente los patrones de sueño al provocar que la persona se despierte varias veces cada noche. Con cada pausa, el cuerpo se despierta un poco antes de reanudar la respiración regular, lo que impide que se logre un sueño profundo adecuado para sentirse renovado al día siguiente. Dormir lo suficiente durante la noche es fundamental para mantener una buena salud general.
La perdida de salud cognitiva debido a la falta de sueño que resulta en somnolencia diurna, genera dismunición en la capacidad para realizar labores diarias, lo que puede resultar peligroso dependiendo de la actividad que se está realizando.

2.Menor riesgo de sufrir problemas cardíacos y accidentes cerebrovasculares
La apnea del sueño no diagnosticada está directamente relacionada con un mayor riesgo en la salud cardiovascular y metabólica ya que provoca un aumento de la presión en los vasos sanguíneos que rodean el corazón y en algunas de las cámaras del corazón; ese aumento implica un mayor esfuerzo del corazón que, en última instancia, causa daño al propio músculo cardíaco.
Tambien está asociado con las arritmias, especialmente fibrilación auricular, que es peligrosa porque altera el flujo de sangre a través de la cámara superior izquierda del corazón. Esa alteración hace que la sangre se estanque y permanezca demasiado tiempo. Eso puede causar coágulos de sangre, que luego pueden salir del corazón y viajar directamente al cerebro, provocando un derrame cerebral.

3. Mejor manejo del azúcar en sangre
Los trastornos del sueño causados ​​por la apnea del sueño aumentan las posibilidades de desarrollar diabetes tipo 2, ya que la falta de sueño adecuado durante la noche puede hacer que el cuerpo sea más resistente a la insulina. Para los pacientes diabéticos, la apnea del sueño puede agravar la capacidad del cuerpo para controlar los niveles de azúcar en sangre.

4. Depresión y otros trastornos de ansiedad
Las personas con apnea obstructiva del sueño también pueden quejarse de problemas de memoria, cambios de humor o depresión. Las sustancias conectivas del sistema nervioso, como la serotonina y la noradrenalina, regulan el sueño y la vigilia, además del estado de ánimo. Si en los centros neurálgicos responsables de estos estados se producen interferencias por un trastorno del sueño, se pueden generar efectos adversos que resulten en episodios de depresión y ansiedad. El tratamiento de la apnea obstructiva del sueño repercute positivamente en la salud emocional y cognitiva de la persona.

Aunque muchos factores pueden incidir en padecer de apnea del sueño, algunos incrementan el riesgo de padecerla.

1. Edad: la apnea del sueño puede ocurrir a cualquier edad, pero el riesgo aumenta a medida que envejece debido a que el tejido graso puede acumularse en el cuello y la lengua, aumentando el riesgo de apnea.
2. Trastornos endocrinos o cambios en los niveles hormonales: los niveles hormonales pueden afectar el tamaño y la forma de la cara, lengua y vías respiratorias. Las personas que tienen niveles bajos de hormonas tiroideas o niveles altos de insulina u hormona del crecimiento tienen un mayor riesgo de sufrir apnea del sueño.
3. Antecedentes familiares y genética: la apnea del sueño se puede heredar, la carga genética ayuda a determinar el tamaño y la forma del cráneo, cara y vías respiratorias superiores. Además, los genes pueden aumentar el riesgo de padecer otras afecciones de salud que pueden provocar apnea del sueño, como labio leporino, paladar hendido y síndrome de Down .
4. Insuficiencia cardíaca o renal: estas afecciones pueden provocar que se acumule líquido en el cuello, lo que puede bloquear las vías respiratorias superiores.
5. Amígdalas grandes y cuello grueso: estas características pueden causar apnea del sueño porque estrechan las vías respiratorias superiores. Además, tener una lengua grande y la posición de la lengua en la boca puede hacer que sea más fácil que la lengua bloquee las vías respiratorias mientras duerme.
6. Hábitos y estilo de vida: Beber alcohol y fumar puede aumentar el riesgo de sufrir apnea del sueño. El alcohol puede hacer que los músculos de la boca y la garganta se relajen, lo que puede cerrar las vías respiratorias superiores. Fumar puede causar inflamación en las vías respiratorias superiores, lo que afecta la respiración.
7. Obesidad : esta condición es una causa común de apnea del sueño. Las personas con esta afección pueden tener mayores depósitos de grasa en el cuello que pueden bloquear las vías respiratorias superiores. Mantener un peso saludable puede ayudar a prevenir o tratar la apnea del sueño causada por la obesidad.
8. Sexo: La apnea del sueño es más común en hombres que en mujeres . Los hombres tienen más probabilidades de sufrir apnea del sueño grave y de padecerla a una edad más temprana que las mujeres.